Si no tienes perfil en LinkedIn lo “stranger” es que pueda contratarte

Hace unas semanas, con motivo de mi participación en el evento Linked in Murcia 2017 decidí lanzar una pregunta a mi red de contactos de LinkedIn, con la finalidad de conocer que opinaban sobre si existía la posibilidad de quedar excluido del mercado laboral por el hecho de no tener presencia en esta red social profesional.

Entre las diferentes opiniones recibidas, destacaban las siguientes:

#1 Dependerá de lo tradicional que sea la empresa: Todavía existen sectores y empresas donde los procesos de selección no se realizan por profesionales de recursos humanos, sino que se llevan a cabo por directores de área, gerentes, mandos intermedios, etc… los cuales ni siquiera tienen presencia digital y que siguen utilizando fuentes de reclutamiento más tradicionales para contratar personal.

#2 No tener presencia en LinkedIn solo puede limitar tus posibilidades: LinkedIn te permite crear una red de contactos que puede ayudar a acceder a las ofertas de empleo del mercado oculto, es decir, todas aquellas vacantes que no son publicadas por las empresas y que se cubren a través de la red de contactos.

#3Dependerá del perfil que se requiera en el proceso: LinkedIn sigue siendo considerada una red profesional en la que principalmente tienen perfil los denominados “trabajadores de cuello blanco”, es decir, profesionales con un nivel de estudios superiores o universitarios que realizan tareas de oficina o administración, en contraste con los “trabajadores de cuello azul”, cuya profesión requiere trabajo manual y se aplica a los trabajos desempeñados por obreros y operarios.

#4Dependerá de la actividad económica de la empresa o sector: Existen muchos profesionales que no necesitan tener un perfil en LinkedIn, ya que ocupan profesiones en las que no les falta el trabajo y en las que las vías de reclutamiento más habituales del sector son otras muy distintas a las redes sociales.

Comparto todas y cada una de estas opiniones, sin embargo, hay un aspecto importante que ninguno de los participantes en el debate tuvo en cuenta.

Esta claro que todavía existe cierto analfabetismo digital en determinados rangos de edad, y también una falta de predisposición a crear un perfil en LinkedIn, ya que existe la creencia que no es necesario para nuestra empleabilidad. Pero, ¿qué ocurre si la empresa o el reclutador ya no utiliza fuentes de reclutamiento tradicionales y sólo busca a los candidatos de sus procesos de selección a través de redes sociales?

En ese caso, si no tienes perfil en LinkedIn eres invisible para los reclutadores, en definitiva, no existes.

¿El fin de los portales de empleo?

 

A finales de los años 90’s, portales de empleo como Infojobs dieron “el pepinazo”, facilitándonos a los profesionales de recursos humanos la inmediata publicación de nuestras ofertas de empleo, con un coste mucho más asequible que la publicación de un anuncio en un periódico, además de ofrecernos una eficaz gestión de las candidaturas recibidas. Rápidamente consiguieron posicionarse y engrosar una base de datos con más demillones de usuarios en España. Sin embargo, con la aparición de las redes sociales, y más en concreto con la aparición de la red social profesional LinkedIn, la hegemonía de Infojobs comenzó a desvanecerse.

 

A día de hoy, LinkedIn está devorando a los portales de empleo por una razón muy simple, estos últimos están dirigidos única y exclusivamente a profesionales en búsqueda activa de empleo, lo que actualmente supone acceder a sólo el 15% de los profesionales del mercado laboral.

El uso de redes sociales como fuente de reclutamiento nos permite tener la oportunidad de identificar y contactar con los denominados candidatos pasivos, es decir, el 85% restante del mercado, aquellos que no se encuentran buscando activamente nuevas oportunidades y, por lo tanto, difícilmente se inscribirán a una oferta publicada en un portal o enviarán su currículum a través de una autocandidatura, pero que sí pueden estar abiertos a escuchar nuevas oportunidades profesionales si aquello que les ofrece una empresa les resulta atractivo.

En LinkedIn, no se requiere leer y cribar cientos de currículum para encontrar al candidato idóneo a nuestra vacante. Además nos permite identificar talento específico de cualquier área geográfica del mundo, más de 500 millones de usuarios a nivel global, un aspecto relevante para aquellas empresas que se han internacionalizado y que con Infojobs no consiguen captar a candidatos de otros países del mundo.

Si a esto sumamos el importante ahorro de costes que supone la utilización de una red social como LinkedIn para reclutar, frente al considerable gasto económico al publicar ofertas en un portal de empleo y de tiempo para gestionar los cientos de candidaturas que no cumplen el perfil requerido, está claro que nos dirigimos hacia la presencia de los portales de empleo como una fuente de reclutamiento residual.

Por lo tanto, si las empresas y reclutadores nos dirigimos hacia un reclutamiento social, ¿todavía piensas que si no tienes un perfil en LinkedIn no quedarás excluido del mercado laboral?

Sin olvidar que si estás en búsqueda de empleo te enfrentas a una competencia mucho más dura, ya que a través de redes sociales un reclutador puede contactar con profesionales que estén trabajando en ese momento y no contigo.

Víctor Candel


Aprovecho para compartir contigo la presentación “Reclutar en LinkedIn: 10 Stranger things”, de mi ponencia en el Congreso Linked In Murcia 2017, organizado por SICARM (Sociedad de la Información de la Región de Murcia) y la Fundación Integra.

Víctor Candel

Anuncios

2 pensamientos en “Si no tienes perfil en LinkedIn lo “stranger” es que pueda contratarte

    • Buenos días Pedro,
      Sinceramente el artículo que compartes lo encuentro vacío de contenido. Denota el completo desconocimiento del autor del mismo sobre cómo funciona el SEO en internet o redes sociales. Por otro lado, la propuesta de valor de un potencial candidato puede ser fantástica pero si no tiene la oportunidad de llegar a una entrevista a demostrarlo o no le da visibilidad de alguna forma, de poco le servirá ser el candidato más idóneo en un proceso. Se ha obviado que de forma previa a la fase de selección hay una fase de reclutamiento en la debes darte a conocer, llámalo propuesta de valor o llámalo palabras clave. Lo importante es que el reclutador llegue a ti.

      Por último, comentarte que si has visualizado la presentación adjunta en mi artículo verás que incluyo los criterios que LinkedIn utiliza para posicionar el perfil de un usuario en los resultados de búsqueda, criterios que a mí no me aportan nada ya que suelo realizar mis búsquedas directamente en Google y visualizar todos los resultados obtenidos, sin tomar ningún tipo de decisión en función del orden de aparición de los resultados. El primero en aparecer no siempre es el candidato más adecuado.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s