¿Cómo sé si las opiniones de un candidato en la red son suyas y verdaderas?

Nos encontramos en un momento de reinvención del proceso de búsqueda de empleo, así como del proceso de reclutamiento de las empresas, y el título del post es uno de los interrogantes a los que muchos reclutadores 2.0 se enfrentan cada día.

Cada vez son más los candidatos que diseñan un plan de Marca Personal, intentando controlar su reputación y huella digital, cuidando aspectos como las comunidades a las que se unen, los comentarios realizados sobre temas de actualidad, el tipo de debates que inician en redes profesionales como LinkedIn o los comentarios que van dejando en los debates o blogs de otros.

Soy un fiel seguidor de varios blogs que tratan el tema de la Marca Personal desde el punto de vista de la búsqueda de empleo, entre ellos el blog de Miguel Ángel Riesgo o el de SoyMiMarca, y me demuestran en cada post que sin duda las redes sociales o los blogs permiten visualizar la marca personal de un candidato en la red.

Pero, ¿de qué sirve mostrar al reclutador que existe una posible visión y misión común entre la marca personal del candidato y la de la empresa, si finalmente demuestra durante la fase de reclutamiento, la entrevista o su periodo de prueba, que no era realmente así?.

Como dice mi amigo @edulcoro, No sólo hay que parecer un profesional, hay que serlo”. Puedes tener un perfil en redes sociales estupendo, realizar fantásticos comentarios en redes, pero no olvides que después viene la entrevista, y tu capacidad de comunicación y conocimientos en 2.0 deben ser coherentes con los 1.0.

La empresa espera sinceridad y honestidad por parte del candidato, por lo que debes estar dispuesto a que ponga a prueba la información que aporta tu perfil en redes sociales.

¿Cómo sabe el reclutador si tus opiniones en la red son tuyas y verdaderas?

 
Internet está plagado de vendedores de humo, no seas uno más. No finjas una experiencia o unos conocimientos que no tienes.

El reclutamiento 2.0 no consiste solamente en buscar candidatos a través de la red, sino que es sinónimo de conversación, de interacción con el candidato.

¿De verdad conoces a todos los contactos que tienes en tu red? ¿Puedes asegurar no tener a algún reclutador infiltrado en ella sin tener conocimiento de ello? ¿Qué ocurriría si un perfil ficticio estuviera entablando una estrecha amistad contigo?. Ya tienes la respuesta.

Víctor Candel

Banner Rumbo al empleo 2.0

Anuncios

20 pensamientos en “¿Cómo sé si las opiniones de un candidato en la red son suyas y verdaderas?

  1. Hola Víctor, gracias como siempre por tu entrada. No es fácil hacer entender que la marca personal empieza por uno mismo, parte de nuestra esencia como personas y profesionales. Sin un plan claro en el que hayamos reflexionado conscientemente sobre quiénes somos y dónde queremos dirigir nuestro pasos, y por supuesto con qué recursos contamos para abordar con garantías el camino (competencias, habilidades, contactos, …), la difusión a diestro y siniestro de nuestra identidad profesional en la Red pierde sentido. Al contrario, puede resultar contraproducente.

    La Web 2.0 sin duda alguna ayuda, pero no deja de ser un mecanismo donde las expectativas creadas han de confirmarse en el mundo real (entrevistas).

    Por ello, y dando mi visión sobre tu pregunta, yo diría que el tiempo es el que da la respuesta que nos permite saber si las opiniones en la Red son propias o no. Quiero decir que sacar una conclusión con un vistazo rápido sobre las opiniones vertidas por un determinado candidato, pueden llegar a juicios erróneos. Ahora bien, ver con ‘detenimiento’ toda su huella (blog, redes sociales, profesionales, …) os dará una visión mucho más específica sobre dicho candidato.

    • Hola Miguel,

      Siento el retraso en contestar tu comentario, no entiendo por qué pero aparecia en la bandeja de spam.
      Comparto totalmente tu opinión, resulta absurdo crear falsas expectativas sobre uno mismo. Es posible poder engañar a un reclutador en un principio, pero lo que resulta más dificil de controlar son las opiniones que otros diseminan de ti por la red. La huella digital y la reputación digital deben estar alineadas. Puedes tener una huella digital impecable pero en el momento que alguién desenmascare tu mentira, resultará casi imposible controlar los comentarios negativos de los usuarios de la red, perdiendo completamente la credibilidad de tu marca personal.

      En un proceso de selección se evaluan las posibles incoherencias entre lo que el candidato dice de él mismo y lo que otros dicen de él en la red.

      Un saludo.

  2. Gracias por la entrada, todo un “tema para el debate”. Mentir constantemente o mantener una mentira en el tiempo, desarrollarla, es como mínimo un síntoma evidente de memoria prodigiosa (que escasea), parte importante de la inteligencia. Ironías aparte … Innegable es que hay mucho “general de división” que realmente no pasó de cabo primero, eso ya existía en el 1 y en el dos punto cero, pero también hay mucho “general” que al cambiar de comandancia o pisar el campo de batalla flipa al estado mayor por no explicarse en qué tómbola le tocó tanta medalla o cuanto le costaron, es decir, la incongruencia formativa, experiencial y de desarrollo llevada al 2.0 exponente y de ahí, a lo tangible. Evidentemente “mostrar lo que no eres” es un hecho imputable al presunto candidato a pesar de lo cual se me ocurre un detalle que CREO que los profesionales del sector se deberían de plantear: “¿que se está haciendo mal para que la tendencia a la autosobreestimación del candidato y la candidatura, incluso en red, sean una tendencia progresiva?. ¿Qué puede hacer el sector, aparte de rellenar páginas y páginas advirtiendo y mostrando tal fenómeno para corregir esa desviación o colaborar?. Y voy más allá ¿no se podrían analizar las causas que la originan entre las que pudieran estar la sobrestimación inconsciente de posiciones y procesos (en red) convirtiendo en Iceberg un cubito de hielo?. Saludos y de nuevo gracias

    • Hola Rodrigo,

      Pienso que esa tendencia progresiva a la sobreestimación del candidato y de la candidatura, es debido mayormente a la situación actual del mercado laboral, con una excesiva cantidad de demandantes y una mínima oferta de empleo. ¡Supervivencia!, para intentar ser el elegido.

      Desde RRHH creo se pueden hacer muchas cosas para evitar lo que esta ocurriendo, entre ellas, se me ocurre por ejemplo, ser más coherentes con los requisitos que realmente necesita cumplir el candidato para desempeñar su puesto (No buscar un Superman para desempeñar un puesto que no es de Superhéroe) o por ejemplo, dar un feedback al candidato, aconsejandole que cambie de estrategia si se detecta este tipo de malas practicas…

      Un saludo.

  3. Fantástico Víctor. Es una pregunta que me he hecho en más de una ocasión y he llegado a la siguiente conclusión. Uno puede fingir lo que no es en las redes sociales, ¿por cuanto tiempo?. ¿Os acordáis cuando empezaron a surgir relaciones sentimentales a través de gente que se conocía en la red? ¿cuantos de ellos fingieron ser lo que no es y cuando quedaron para verse resultó que cualquier parecido con la realidad pura coincidencia?.
    Creo que con la cantidad de información que hay hoy en día (twitter, Linkedin, foros…) es prácticamente imposible disimular lo que no es por una sencilla razón. Requiere un grandísimo esfuerzo fingir lo que no se sabe hacer con lo que la incongruencia al final terminar por quedar al descubierto.
    Esa es una de mis grandes obsesiones: la coherencia en las personas. Algo que en el mundo 1.0 se detecta con tanta facilidad, ¿acaso no podrá verse en el 2.0?

    • Hola Isabel,

      Gracias por pasarte por tu casa 😀

      Pienso del mismo modo, aunque resulta difícil detectarlo en un primer momento, al final la mentira queda al descubierto, pero no dejo de pensar en el tiempo que algunos candidatos hacen perder al reclutador con sus mentiras, pensando que no serán descubiertos.

      Un saludo.

  4. Víctor, enhorabuena por sacar este tema y el planteamiento propuesto.
    Pienso que la única forma de comprobarlo es conociendo al candidato, tras un previo estudio como ha apuntado Myriam. Quizá el cómo lo haces frente a lo que dices sea determinante.
    El comentario de JaviB es más que acertado, pero más allá de la obviedad de que no sólo hay que parecer bueno sino serlo, yo apunto un poco más lejos, desde el punto de vista que me concierne como perseguidor de “mi santo grial”.
    ¿Acaso no es cierto que en la empresa actual hay un porcentaje muy alto de directivos que parecen buenos pero realmente no lo son? Evidente la respuesta…
    ¿Qué es parecer bueno?
    ¿Un máster por valor de 55.400 euros te hace parecer más bueno? Sin duda sí.
    Urdangarín los pagó…
    No obviemos la realidad. Y la realidad te está diciendo que: o te sumas a la rueda o no encuentras trabajo a tiempo.
    Seguimos viviendo en un mundo de apariencias en el que las redes sociales sólo se cuece una pequeña parte (muy pequeña) del mercado laboral, en el que muchas veces, quien nos interesa simplemente mira de tapadillo y con desconfianza; en el que destacar demasiado, puede ser incluso, perjudicial. Por tanto, pese a quien le pese, hay que darle el valor que tiene y no más.
    Cada uno tiene su punto de vista, pero “mojándome”, aquel que me hable en la red de su día a día, de su verdad, de realidades… de su opinión si es novedosa y aporta realmente (…ya está bien de hablar de Steve Jobs y de mundos del líder Yupi…) ya me está diciendo mucho.
    En el caso particular del blog usado como complemento a la búsqueda de empleo, pienso que es preferible “pasar” de la regularidad a la hora de publicar para centrarse en la calidad (a la que puedas llegar realmente). Al fin y al cabo es un medio, un plus de información, no un fin. Y ésto, si te fijas, también nos va indicando cosas…
    Es cuestión de enfocar adecuadamente tu estrategia de búsqueda de empleo y jugar con lo mucho o poco que tienes, adecuadamente.
    Me reitero, interesante tema de debate.

    • Hola Jaime,

      Sin duda una gran aportación la tuya. Fantástica.

      Coincido contigo en casi todos los puntos, pero discrepo en uno, no es cierto que exista un elevado porcentaje de directivos que parecen buenos y que realmente no lo son. Es una apreciación que tendemos a generalizar por el momento de crisis que estamos atravesando y por estar apareciendo tantos casos de “chorizos” en todos los ámbitos de la empresa. En todos lados se cuecen habas, pero debemos confiar en el buen hacer de nuestros directivos. Todavía existen buenas empresas dirigidas por grandes profesionales. 😉

      Un saludo.

  5. Muy buen artículo Victor, como siempre. Y es verdad lo que le he leído a Javi B: todo cae por su propio peso.
    En mi caso, cuando recurro a las redes sociales para buscar a un candidato, rastreo su huella durante varios días y en distintas redes. Esto no es una garantía de nada, es cierto, pero permite saber un poco mejor con quién me voy a enfrentar offline.

    • Hola Myriam,

      Gracias por tu aportación.

      En la mayoría de ocasiones el uso de las redes por parte del reclutador sigue siendo únicamente la de verificar la información aportada por el candidato o como comentas un corto seguimiento de su comportamiento. Es una lástima que no saquemos un mayor partido a la red.

      Entiendo que las organizaciones no nos dan el tiempo necesario o que requiere un proceso de selección (cuantas veces habré escuchado: “Necesito la nueva incorporación para ayer”), sin embargo creo que comienza a verse una tendencia de cambio, y que vamos por el buen camino, ya veo empresas que empiezan a INTERACTUAR con el candidato a través de la red.

      Un saludo.

  6. jojo, ay que bueno, me he enervado y todo y mas cuando he leído lo de vendedores de humo…..
    como dice el dicho todo cae por su propio peso y por la boca muere el pez, vendedores de humo y pócimas milagrosas en la red hay… me faltan, no dedos, sino calculadoras! cuantos post que son refritos, corta-pega de otros, ideas robadas, decoradas y adornadas para que parezcan propias, claro que hay coincidencias y parecidos razonables sin conocimiento, pero estoy harto de ver post de no se que post de no se cuantos y al leerlo decir…esto ¿no lo leí ayer en otro sitio?
    Pues ahí esta y te doy toda la razón, si tu dices ser algo, saber de algo o hacer algo y tienes que demostrarlo en el mundo de carne y hueso mas te vale que no sea un farol….eso no vale aquí.

    Me ha gustado tu post Víctor, ya soy casi un asiduo (y antes no entendía lo que escribías 😀 )

  7. Tema muy interesante el que has tratado Víctor! La verdad que por mucho 2.0 que exista en los procesos de selección, siempre necesitaremos el 1.0 (Y que no lo perdamos! Porque es muy importante).
    Estamos en una especie de Gran Hermano, y si no eres sincero en lo que estás transmitiendo se sabrá. Además, finalmente el perjudicado serás tú, debe de ser muy frustrante tener que fingir todos los días…

    Gracias por compartir esta reflexión Víctor 😉

    • Hola Leticia,

      Comparto tu opinión. No intento juzgar a los “vendedores de humo” que se encuentran en búsqueda activa de empleo, podría llegar a entender que un candidato aparente ser lo que no es, para intentar conseguir un empleo (cuando existen necesidades básicas que no están cubiertas, uno hace cualquier cosa). Pero, se trata de un grave error que no dirige a buen puerto.

      Un fuerte abrazo.

  8. Fantástico! Bien cierto es que cuando escribimos, al menos en mi caso, procuro hacerlo con la mayor delicadeza posible, y quizás utilizo palabras que no son de mi jerga cotidiana, pero eso no menosprecia mis aptitudes y capacidades de gestión y dirección de personal, que llegado el caso tendré que demostrar ante una persona real y en una entrevista real, todo no puede ser siempre virtual y 2.0, alguna vez tendremos que aterrizar.
    Como se suele decir, se pilla antes a un mentiroso, que a un cojo.

    Un saludo Víctor.

    • Buenas noches Alfonso,

      En infinidad de ocasiones he comentado en el blog la importancia que tiene la sinceridad de un candidato en el proceso de selección, y también que a esa sinceridad hay que ponerle un limite (obviando aspectos que puedan perjudicar la candidatura, que no quiere decir MENTIR. Otra cosa es dar una imagen de uno mismo que no corresponde con la realidad.

      Es normal que trates con delicadeza ciertos temas en tu blog y las redes sociales, utilizando también un lenguaje mas adecuado (las palabras en la red no se las lleva el viento).

      Un saludo.

      • Gracias por tu respuesta Víctor, es obvio que presto especial atención y cuidado a la elaboración de mis comentarios y mis artículos, en general a todo cuanto participo en la red, pero por supuesto que en mi día a día procuro seguir aprendiendo y adquiriendo nuevos conocimientos, no sólo de mis tareas habituales, sino también de las que por coherencia, naturaleza y vicisitudes del trabajo se presentan.

        Tu nivel de inteligencia, siempre tiene que estar por encima de tus complejos.

        No es mio, pero me viene al dedo como propuesta de mejora diaria.

      • Hola de nuevo Alfonso,

        No digo que sea tu caso, pero en ocasiones se pone una excesiva atención para redactar un comentario en la red, perdiéndose esa naturalidad e inmediatez de respuesta que aporta el 1.0.

        En una entrevista no se dispone de tanto tiempo para responder a las preguntas, por lo que se requiere de cierta agilidad mental y capacidad de reacción.

        Por cierto, Enhorabuena por tu blog, sabes que soy un seguidor incondicional.

        Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s