Sabina Serrano en “De Otros Bloggers”: ¿Prefieres tener razón o resultados?

Puede parecerte una pregunta un tanto extraña, pero la realidad es que al plantearnos alcanzar un objetivo es imprescindible hacerse la pregunta ¿prefiero tener razón o resultados?

La “dura” realidad es que si no estamos donde queremos es porque hemos decidido tener razón a tener resultados y esto es algo que quizá no nos paremos a pensar demasiado. Como me consta que el blog de Víctor Candel es leído tanto por profesionales de RRHH que buscan aprender y mantenerse actualizados, como por buscadores de empleo, trabajo o nuevas oportunidades laborales para estar preparados y poder superar los procesos de selección, voy a tratar el tema para ambos lectores.

Muchas empresas prefieren tener la razón a tener resultados

Como seleccionadora de personal, me encuentro con que en un 10% de los procesos de selección que hago, descubro que la empresa quiere tener razón y no resultados. Para contextualizar a qué me refiero, te contaré el último proceso de selección que realicé el mes pasado.

Tenían que contratar un comercial y tras llevar a cabo el proceso de selección, le presento a la empresa a tres finalistas. Sin duda uno de ellos era claramente el mejor, un fuera de serie en ventas o una persona con talento comercial. Los otros dos eran de lo mejorcito de los candidatos disponibles, pero tenían menos experiencia, competencias, habilidades y formación que el primero.

Para mi sorpresa, la empresa decide contratar a uno de los otros dos, y sus palabras textuales fueron: “Sabina, al final elegimos a AAAAA, porque hemos pensado que BBBBB es tan bueno que enseguida se irá de la empresa, y para tener 3 ó 6 meses a alguien fantástico, preferimos coger a AAAAA porque hay que formarle y como no tiene experiencia, como mínimo estará 1 año con nosotros hasta que domine el trabajo”.

Esto sucede en las empresas también cuando hablamos de formar al personal, muchas de ellas piensan “No, que si los formamos se irán”, en lugar de preocuparse de que se queden sin estar formados en la empresa.

resultados

En ambos casos es claro, han preferido tener razón a resultados.

En la selección de personal dejarse llevar por la creencia de que Es demasiado bueno y se irá les ha llevado a invertir tiempo y dinero en conseguir un trabajador que apenas será productivo durante el primer año, cuando el primero con el mismo gasto en dinero (el salario era el mismo) habría producido resultados y beneficios para la empresa desde el primer mes.

Con la formación, la creencia de Si la gente se forma se va, tenemos personas que no desarrollan todo su potencial y que producen menos resultados o resultados menos extraordinarios, cuando si invirtiéramos en su formación y desarrollo, no solo ganaría la empresa, sino que el trabajador podría estar más motivado a quedarse porque aquí se preocupan por él y porque crezca como profesional.

Muchos candidatos prefieren tener la razón a tener resultados

Llevo casi dos años dedicándome a ayudar a personas que quieren cambiar de empleo, ascender o progresar en su carrera profesional y en muchos casos fracasan porque deciden tener razón en lugar de querer tener resultados.

Todos tenemos creencias que nos potencian y otras que nos limitan, pero no todos hacen lo mismo con ellas, algunos deciden eliminar las que los limitan para que no les impidan avanzar mientras que otros no hacen nada al respecto.

Un claro ejemplo es el candidato que no quiere ir a eventos, ferias o incluso a entregar el CV en mano porque cree Me van a decir que no”, lo que hace que automáticamente pierda esa oportunidad que puede aparecer tras llamar a la primera puerta o tras llamar a 200 puertas, pero que directamente deciden descartar. Aquí el candidato prefiere seguir teniendo razón y pensando que le dirán que no a tener resultados y llamar a tantas puertas como sea necesario hasta que alguien le diga que sí.

También sucede con la creencia de No hay trabajo”, esto hace que la persona realice menos tareas, acciones o actividades que le acercarían  a conseguir trabajo. Al final prefiere darle la razón a su creencia a tener los resultados que obtendría si eliminase esa creencia e hiciera todo lo posible por encontrar trabajo.

Una gran parte del trabajo realizado con mis clientes, además de la creación de un currículum, cartas de contacto, perfiles en LinkedIn, simulación de entrevistas…, es el desarrollo profesional a través del coaching. Mediante el coaching alcanzan antes sus objetivos, eliminan sus creencias limitantes, mejoran sus competencias, su autoestima y la seguridad en si mismos y todo eso se traduce en que consiguen un trabajo mejor, el trabajo que merecen. El coaching es un método, no es terapia ni magia, está comprobado y además funciona.

Si hay una tarea pendiente en las empresas y candidatos es el de invertir tiempo y dinero en ellos, en eliminar las creencias limitantes y construir su mejor versión para alcanzar los objetivos que se propongan.

Y tú, ¿prefieres tener razón o resultados?

Sabina Serrano


Sabina Serrano--optLicenciada en Psicología por la Universidad de Valencia, orientó inicialmente su carrera profesional hacia el mundo de la empresa y Recursos Humanos, complementando sus estudios universitarios con un Master en Dirección y Gestión de Recursos Humanos por ENAE Business School.

Tras más de 4 años de experiencia como Responsable de RRHH en diferentes multinacionales como Saturn, Media Markt o Worten, decidió dar un giro a su carrera laboral, y actualmente es Coach de Desarrollo Profesional en su propia empresa “Mejorar tu CV”, donde ha ayuda a través de sus servicios personalizados, a profesionales en búsqueda activa de empleo que desean mejorar y conseguir un nuevo trabajo. 

Autora del blog www.mejorartucv.com, premiado como 2º Mejor Blog Educativo 2014 en la categoría de Recursos Humanos, y en el que aprenderás sobre estrategias y tácticas en tu búsqueda de empleo. 


Víctor Candel

Banner Rumbo al empleo 2.0

Anuncios

7 pensamientos en “Sabina Serrano en “De Otros Bloggers”: ¿Prefieres tener razón o resultados?

  1. Extraordinario enfoque Sabina,

    Estoy 100% de acuerdo con tu planteamiento, las creencias limitantes son unas grandes barreras a la hora de conseguir resultados.

    La mayoría de empresas (y muchos trabajadores también) están más centrados en tener razón que en poner energía en hacer que esa relación sea duradera. Si una persona buena o no tan buena, se quiere marchar pronto de la empresa no será porque esté contenta precisamente…

    Pero es algo que pasa en todos los ámbitos de la sociedad: todo el mundo busca resultados rápidos y con poco esfuerzo y quizás debieran de pensar en que las relaciones se cultivan a base de depósitos, que principalmente consoliden la confianza.

    Como puedes ver me apasiona el tema, y es que yo también soy coach especializado en la realización personal a través del trabajo, así que tenemos bastante en común 🙂 (a partir de ahora seguiré también mejoratucv, ya te tengo en feedly)

    Le doy las gracias a Víctor por este, para mi, gran descubrimiento!

    Un abrazo a ambos

  2. Pingback: Invitada en “DE OTROS BLOGGERS”: ¿PREFIERES TENER RAZÓN O RESULTADOS?

  3. Hola Sabina,

    Ante todo buen post, en ambos planteamientos. Mi comentario va sobre todo en relación a lo que comenta gushini. Ahora mismo estoy buscando empleo y he invertido y sigo invirtiendo tiempo y dinero en cambiar mi situación y cuando cambie lo seguiré haciendo.

    He tenido la oportunidad de realizar varias entrevistas y en todas se me ha mencionado el mismo comentario “es que tu perfil es muy superior a lo que pedimos, es que tu formación es muy superior al puesto y no es necesaria”. Ante esta situación siempre digo lo mismo con distintas palabras, mi formación es para el presente y para el futuro sobre todo; el hecho de tener formación para ser directora no implica ni quisiera empezar como tal porque parte del éxito de un buen manager es conocer cómo funciona la empresa desde abajo (al menos a mi parecer). Seguido claro está de un no descarten mi candidatura por ese detalle.

    Muchas veces te da la sensación de tener que ocultar parte de tus habilidades para optar a un puesto de trabajo, de hecho conozco a gente que lo hace y personalmente no estoy de acuerdo. Como bien dices se requiere invertir tiempo y dinero y una vez invertidos nadie me va a hacer quitarlos de mi currículum.

    También he de decir que cuando he estado trabajando he vivido la situación que comentas, no contratar al más adecuado sino a alguien para salir del paso, sin sobresalir mucho. Hay tantas costumbres por cambiar….¡Saludos!

  4. Pingback: ¿Prefieres tener razón o resultad...

  5. – Por desgracia este tipo de decisiones pasa con frecuencia en determinados tipos de empresa, saben/creen que sus condiciones y políticas de Recursos Humanos son mediocres respecto al mercado, reconocen que no tienen mecanismos para fidelizar el talento y más grave aún, ni piensan introducirlos.
    – Tarea compleja la de identificar las creencias que nos limitan para trazar un plan de acción y cambiarlas.

    Muy buen artículo, gracias
    José

  6. ¡Qué desilusión Sabina! Porque si todas las empresas piensan igual y yo me considero un grandísimo profesional ¿debo mostrarme mostrarme un mediocre con posibilidades? ¡Vaya tela como está el patio!

  7. Muy interesante el artículo Sabina, gracias por aportar tu visión profesional.

    Poniendo un poco de humor, el mal menor es formar a una persona y que se vaya, porque el verdadero riesgo es no formarla y que se quede.

    Víctor, muy enriquecedoras estas colaboraciones, enhorabuena.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s