Hoy es de la competencia pero mañana puedes convertirte en su empleador

Si hay algo de lo que sin duda estoy aprendiendo en las últimas acciones formativas que estamos impartiendo en Talentia Human Resources, es de las limitaciones que algunos de los asistentes se imponen así mismos.

En una reciente formación in company para reclutadores, me preguntaba una persona que por qué debía entablar una conversación o intentar contactar en LinkedIn con “candidatos pasivos” de empresas de la competencia, teniendo en cuenta el elevado número de candidatos en búsqueda activa de empleo y con una gran cualificación. ¿Para qué ir a lo difícil si un “candidato activo” es el camino más sencillo y rápido?

Lo primero que me vino a la cabeza es esa mentalidad que tienen tan interiorizada muchos profesionales de Recursos Humanos a diferenciar entre candidatos “activos” y candidatos “pasivos”. ¿De verdad existen diferencias entre ambos? Soy de la opinión que todos somos potenciales candidatos, independientemente de que nos encontremos en búsqueda activa de empleo o no.

La única diferencia que hay entre un candidato “activo” y uno “pasivo” es una cuestión de tiempo

Si además tenemos en cuenta que en los últimos años han desaparecido muchas empresas y que en el actual mercado laboral son cada vez menos las organizaciones que realizan contrataciones tal como las conocíamos hasta hace unos años (los sueldos garantizados para toda la vida ya no existen), comenzando muchas de ellas a decantarse por contratar a profesionales por una duración determinada para realizar un proyecto o suplir una necesidad a través de la figura del interim manager o del freelance, entonces el concepto “candidato pasivo” y “candidato activo” quedan diluidos en un sólo término, candidato potencial.

Los profesionales viven con la certeza de que su puesto de trabajo tiene caducidad y que no deben perder su atractivo en un mercado altamente cambiante.

Hoy un candidato puede ser de la competencia pero mañana tú puedes ser su futuro empleador

Otra de esas creencias bastante extendidas es el hecho de que un candidato que actualmente está trabajando en una empresa de la competencia, no va a estar interesado en que contactes con él en una red profesional como LinkedIn. Principalmente por el supuesto miedo de ese potencial candidato a que lo vinculen con trabajadores de la competencia, ¿deslealtad profesional?¿Posible fuga de información corporativa confidencial? Y por otro lado, la falsa creencia de que no estará abierto a posibles ofertas laborales, con la que esta cayendo… «más vale malo conocido que bueno por conocer», además, las mejoras salariales para atraerlos a nuestra empresa ya no nos la podemos permitir, ¿no?

En la mayoría de ocasiones somos los propios profesionales de selección los que nos ponemos barreras absurdas. Te sorprendería ver la respuesta tan positiva de muchos usuarios de LinkedIn a conectar con otros profesionales, ante la posibilidad de establecer sinergias profesionales o un posible cambio laboral, aunque sea de empresas de la competencia.

Los tiempos cambian, algunas organizaciones también lo están haciendo, sustituyendo el concepto competencia empresarial por el de coopetencia, estableciéndose colaboraciones profesionales entre competidores con la finalidad de desarrollar proyectos que benefician a ambos y que les ayudan a conseguir objetivos empresariales comunes que no podrían alcanzar, o que sería mucho más difícil hacerlo, si lo hicieran solos.

Puede sonar utópico, ingenuo o ficticio, pero se trata de una realidad. Y no es sólo una cuestión para grandes organizaciones, sino también para pequeñas y medianas empresas. De hecho, son estas últimas las que gracias a este tipo de modelo pueden conseguir innovar y no perder el tren de la competitividad frente a las grandes.

Algo parecido ocurre con los profesionales, el concepto colaboración o sinergia profesional comienza a instalarse en nuestro día a día, por lo que estamos mucho más abiertos a mantener una conversación con un profesional de la competencia, aunque este sea un reclutador.

En definitiva, las redes sociales han conseguido que dejemos de preguntarnos por qué contactar con candidatos pasivos de empresas de la competencia, ya que no hay “pasivos” y tampoco “competencia”, solamente la búsqueda del mejor talento para nuestras organizaciones.

Víctor Candel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.