Llegó el momento de olvidarte y ahora me preguntas por qué me voy

¿Cuántos de vosotros no os habéis sentido abandonados o con el alma quebrada debido a no ser correspondidos por todo el esfuerzo, implicación y compromiso entregado a vuestra empresa?.

Si en una empresa se ama sin ser amado, con el tiempo se termina por perder ese sentimiento de orgullo y pertenencia a la organización, conllevando a una única situación final, la ruptura laboral voluntaria.

¿Por qué te vas?

 
Cuando un empleado decide, por razones profesionales, finalizar su relación con la empresa, no suele ser fácil conseguir respuestas abiertas y sinceras a los motivos de su decisión; o bien por no poner en peligro sus posibilidades de obtener una buena referencia o recomendación laboral, o porque piensa que sus comentarios no supondrán ningún cambio para evitar que otros trabajadores abandonen la empresa, ¿para qué sacar trapos sucios?.

Con una entrevista de ruptura o de salida la empresa se expone a críticas de sí misma, lo cual supone una oportunidad no sólo para diagnosticar y determinar con mayor precisión las causas de la rotación de personal, sino también para mejorar las políticas de retención de talento, políticas retributivas, políticas horarias y políticas de desarrollo en la empresa, además de obtener información valiosa para mejorar los procesos de reclutamiento de nuevos trabajadores.

Para conseguir crear un espacio de confianza en el que un empleado exponga los motivos por los cuales decide abandonar la empresa o contar las buenas y malas experiencias vividas dentro de ella, es indispensable que sea llevada a cabo por una persona capacitada y dispuesta a escuchar.

 “Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice” (Peter Drucker)

Todo esto de las entrevistas de salida está muy bien, sin embargo, nunca entenderé por qué una empresa da lugar a tener que realizar una entrevista de este tipo, ¿no sería mejor intentar conocer cómo se encuentran nuestros trabajadores en la empresa antes de que decidan abandonarla? ¿y si prevenimos antes de tener que curar?. Una de las obligaciones de nuestros departamentos de Recursos Humanos debe ser conocer todos los elementos que se encuentran distorsionando las buenas relaciones laborales de nuestra organización.

Las empresas son personas, y son éstas las que hacen también que un trabajador deje de amarla. Aunque los motivos por los que un trabajador decide abandonarla suelen ser muy variados, por experiencia propia, el desamor suele estar mayormente vinculado al estilo de dirección y relación con los superiores.

Tener que dejar un puesto de trabajo del que estás enamorado, una empresa a la que te sientes orgulloso de pertenecer, debido a un inadecuado estilo de liderazgo de tu superior jerárquico, es un castigo no merecido.

Pero como dice la canción: “Entregar todo el corazón sin condiciones y recibir tan solo desilusiones, no ha sido un sufrimiento sin sentido, es una forma de aprender a no volver a cometer el mismo error”.

Para todos aquellos que tienen la suerte de vivir un amor correspondido, ¡Feliz San Valentín empresarial!

Víctor Candel

Banner Rumbo al empleo 2.0

Anuncios

Un pensamiento en “Llegó el momento de olvidarte y ahora me preguntas por qué me voy

  1. Pingback: Llegó el momento de olvidarte y ahora me preguntas por qué me voy | El blog de Víctor Candel | womantalent

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s